Hacia un país llamado canoa

Pescadores recogiendo la red sobre una barca, SenegaYa tengo mi billete de avión para Senegal y aunque voy un poco sin rumbo estoy realmente feliz.

Es mi primera incursión en África y por lo que he leído dicen que Senegal es el país ideal para sumergirte en el continente africano. Pero todavía quedan dos meses para poder disfrutar de mi deseado viaje. Mientras tanto, comienza la cuenta atrás para cumplir un sueño.

A pesar de que hoy no estoy muy inspirada para la redacción alguien me dijo anoche que cuando sientes que tienes que escribir debes hacerlo y la calidad llegará con el tiempo así que no volveré a cometer el error de dejar pasar los días sin actualizar este blog por el simple hecho de considerar que no tengo buenas ideas.

Así que, aprovechando lo ilusionada que estoy con mi nueva proeza, mi gran hito de este año, y la recopilación de información que estoy haciendo, quería compartirla con vosotros con este nuevo artículo. Espero que también me deis un feedback.

¿A dónde voy?

Me dirijo a uno de los países democráticos referentes en África por su estabilidad política. El país recibe su nombre del rio que bordea el norte y el este, formando frontera con Mauritania y Mali. A su vez, la etimología es preciosa ya que Senegal significa Sunugal: “nuestra canoa refugio”. Senegal vendría a ser algo así como la canoa en la que todo el mundo tiene cabida ¿No os parece bonito?

La República de Senegal se independizó en 1960 después de tres siglos de colonialismo francés. Dakar, la capital, también independiente desde el mismo año, está ubicada en la península de Cabo Verde, el punto más al oeste de África. Antes de la independencia, Dakar era la capital de l’Afrique Occidentale Francçaise, la cual incluía nueve estados africanos francos parlantes. De los franceses también les queda la moneda, el franco.

El 90% de sus habitantes practican el Islam aunque es un estado secular tolerante y viven en paz con quienes no lo hacen, sobre todo con la gran cantidad de turistas a los que están acostumbrados a tratar.

Wolof es el lenguaje nacional y la mayoría también habla francés aunque casi nadie inglés. Ya puedo darme prisa con algunas lecciones ya que no tengo ni idea.

Pobreza en Senegal

La pobreza de la mayoría de los senegaleses contrasta con la riqueza imparable de la pequeña élite del país. Después de la independencia, se creó una élite compuesta por un grupo reducido de hombres de negocios, políticos influyentes, ministros y profesores de universidades. Todos ellos altamente educados y capaces de afrontar los estándares de un estilo de vida europeo. Mientras tanto, en las áreas rurales, los clérigos musulmanes a raíz de la agricultura veían aumentar sus ingresos.

El resto de las gentes senegalesas seguían siendo pobres. Pero no hablamos de una pobreza transaccional de la que se puede escapar echando mano de alguna herramienta o familiar, se trata de una pobreza crónica, que dura prácticamente toda la vida e incluso puede saltar generaciones.

Según Indexmundi, el 54% de la población senegalesa (Senegal es hogar de 14 millones de personas) vive bajo el umbral de la pobreza y los pocos ingresos que tienen están íntegramente destinados a cubrir las necesidades básicas alimenticias. Quedan al descubierto las relacionadas con salud, ropa y hogar. ¿Te imaginas que tu sueldo no te diera para pagar más que lo que pudieras pagar en el supermercado sin excesos?

Más educación, más dinero para optimizar recursos menor corrupción…Son tantos frentes que atacar.

Me quedo por hoy con toda esta información y sigo recabando datos para conocer mejor el lugar al que voy.

También investigaré qué puedo aportar yo durante mi estancia.

Una enorme sonrisa africana y la malaria

Hoy he conocido a una niña muy especial. Tiene 20 años aunque aparenta 12, y es de Camerún. Pero esta apariencia de niña no le ha venido de casualidad.

Mide poco más de metro y medio y camina torpemente. Su cabello es grueso y tan africano, casi se puede oler un poco de tierras camerunesas en él. Sus ojos son afilados y anchos, al contrario que su nariz que es corta y chata. Pero cuando sonríe todo lo anterior se pierde entre sus prominentes labios y sus amplios dientes que acaparan toda la atención. Es realmente mágica.

La cánula que abre su cuello por medio de una traqueotomía para suministrar una ayuda a sus pulmones no la deja hablar.  Pero deja salir insonoras las palabras entre sus labios. De igual modo su madre la entiende perfectamente.

Caminando por la calle tose bruscamente, suena como alguien que lleva  muchos años fumando. Duele escucharla. Se nota la enfermedad en su cuerpo. Pero para su madre Dios les ha bendecido por la oportunidad que tienen de estar en España y de que su hija pueda curarse.

Por culpa de la tos lleva sangre seca en la camiseta así que decidimos aprovechar las rebajas para cambiarle el vestuario. De nuevo surge el  debate acerca de dónde llevar a una chica de 20 años con apariencia de 12 a comprar ropa, ¿me pregunto qué sentirá ella cuando se ve en el espejo?

Imprégnate de sonrisas africanasAcabamos en una tienda conocida y mi invitada y su madre son tratadas como verdaderas princesas. Está radiante probándose sus camisetas y, simplemente, es feliz. La respuesta a mi pregunta anterior es positiva.

La malaria o paludismo que azotó a esta pequeña mujer cuando tenía un año de vida le ha dejado fatales consecuencias.  Un desarrollo motriz retrasado y una mujer atrapada en un cuerpo de niña con muchas disfuncionalidades.

Afortunadamente, nosotros estamos a salvo en Occidente, porque aquí no hay malaria. Porque malaria solo se sufre donde hay extrema pobreza y eso ocurre en África y en lugares de Sudamérica donde se mueren de hambre, no tienen acceso a una sanidad digna y son cabezas de turco de guerrilleros y déspotas.

¿Sabías que una terapia completa para tratar a un niño de malaria costaría poco más de 1 euro?

¿Sabías que cada 30 segundos muere un niño de paludismo?

Ahora ya que lo sabes, solo te falta quedar hipnotizado por esa gran boca cuando ríe.

Ha sido lo mejor de mi día.

 

 

 

 

Súper héroe por un día

Se voluntario, convirérte en un súper héroe por un díaHacía mucho tiempo que no hacía voluntariado, hasta hoy. En total un grupo de unos 20 voluntarios hemos pasado el día con 25 chicos discapacitados en el campo compartiendo actividades. Ha sido uno de los mejores días que recuerdo en los últimos meses.

Agua, césped, risas y sobre todo muchísimos besos y abrazos es todo lo que me he traído a casa esta tarde después de despedirme de este gran grupo. ¿Puedo pedir algo más bonito a este último domingo de junio?

Mi carrera está orientada a un ámbito lejano a la educación especial por lo que no puedo debatir hasta qué punto las personas discapacitadas son conscientes de las diferencias que nos separan a la hora de comunicarnos y desarrollarnos socio-cognitivamente.

Me pregunto si quiera si existe evidencia científica probada. Pero lo que sí sé es que ellos hoy han sido felices y necesitan de muchos voluntarios que los empujen a hacer cosas diferentes más a menudo. Veo a algunos padres que apenas tienen tiempo o recursos para la atención especial que ellos necesitan. Otros acuden porque los chicos lo pasan realmente bien y es una muy buen terapia en grupo.

Tener un hijo o hija con discapacidad requiere de toda una persona volcada en él o ella. Y tener la suerte de poder contar con alguien que esté un día, unas horas, lo que sea, a tu lado para tirar de la cuerda se llama solidaridad y es lo que nos hace humanos.

Porque cuando veía a los padres recoger a sus hijos veía que perfectamente mañana podía ser yo la que hablara con un voluntario preguntando si mi pequeño se había comido toda la comida.

No quiero acabar entristeciendo esta entrada porque para nada ese es el mensaje. Me quedo rememorando lo vivido hoy y os recuerdo lo más importante de esta experiencia: todo el cariño que me llevo, la cantidad de gente que he conocido y lo fabulosamente que lo he pasado. ¿Te aburres los fines de semana? Pues ya sabes ;P

Las cosas sucenden por algo

Tras más de un año vuelvo a retomar este blog. Sabía que algún día lo haría aunque la verdad pensé que sería antes.
A pesar de dedicarme profesionalmente al mundo digital he de admitir que mantener un blog es duro. No todo el mundo es Lola Huete o Juan Luís Sánchez. Cuando un día te quedas sin ideas y pasas una semana sin escribir, las probabilidades de abandono son altísimas.
Durante mucho tiempo este blog fue un gran aliciente para mí. Escribir de lo que más me gusta era cumplir mi sueño, aunque solo fuese para minorías. Por eso comencé a estudiar periodismo, para poder vivir de la escritura. Luego me di cuenta de que era realmente complicado y me desilusioné, pero aun así insistí hasta el final.
Con el paso de los años y tras una búsqueda de un lugar donde realizarme como una verdadera profesional que en su trabajo dijera “este es mi lugar” me desvié hacia el marketing creyendo que perdería muchas cosas en el camino. Pero al contrario, he ganado.
Quizá el abandono de este blog ha sido una mezcla de un tiempo de inflexión, de saber dónde ubicarme (más, he de reconocer, que una pizca de conformismo). Los que tenéis un blog sabéis lo terapéutico que resulta escribir en él.
Así que ahora regreso y reabro una segunda fase cuya finalidad no es más que la de cumplir otro de mis grandes sueños de la infancia: cambiar el mundo escribiendo.
Cambiar el mundo es algo que en el fondo todos queremos, y esta es la mejor manera que tengo de hacerlo.

La esclavitud de la era modera

La ocurrido de Bangladesh y la reciente tragedia de Camboya en una fábrica de calzado simbolizan catástrofes en el Tercer Mundo impulsadas por los países desarrollados de Estados Unidos y Europa. Ahora comienzan a emerger pactos por parte de las empresas para evitar que hechos espeluznantes como estos vuelvan a ocurrir pero ¿cómo van a sufragar los costes de manufacturación tan bajos para seguir ofreciendo productos a precios tan económicos?

Tan solo cuatro semanas después de que el colapso en un edificio  en Bangladesh matara a más de mil personas, el pasado martes se conocía la noticia de que el derrumbamiebto de un techo en una fábrica de calzado en Camboya mataba  a tres personas y sepultando a otras 50 entre los escombros.

Muchos de nosotros colaboramos con grupos que trabajan a favor de los derechos humanos y luchan cada día para sacar a la luz los abusos deliberados que suplen complejas cadenas globales como la alimentación, la comida, electrónica y productos de consumo que todos usamos. Y más de una vez nos han advertido de que las prendas o muchos elementos que nos rodean están construidos a base de  violar esos derechos humanos que defendemos. Como siempre ocurre en la sociedad occidental, necesitamos una dosis de tragedia para hacernos entrar en razón aunque dentro de un tiempo volvamos a anestesiarnos.

No hay duda de que el trabajo de los empleados de Camboya y Bangladesh son formas existentes de esclavitud moderna como definió el comisario europeo de comercio Karel De Gucht, así como el término “salario de esclavo” ha sido acuñado en la prensa de Bangladesh.

Ha tenido que suceder algo así, para que días después el gobierno de Banglaseh anunciara medidas para cambiar el escenario y permitiera a los 4 millones de trabajadores en el sector textil, previo consentimiento de sus empresas, organizar grupos para crear y proteger sus derechos.

Los días han pasado y ya apenas se habla de Bangladesh ni Camboya. El trabajador que gana 29 euros al mes y hace más de 50 horas semanales ha vuelto a su puesto de trabajo y nosotros a nuestras tiendas habituales. No es fácil ser un consumidor basado en la ética ni el comercio justo cuando no se vive en una sociedad que promueve estos valores. No es digerible por unos momentos ver cómo sacan a gente muerta entre los escombros en la televisión, mirarse la ropa y pensar que nosotros podemos hacer algo. Al igual que el proceso de digestión, todo tiene un final.

Mientras escribía este post, de nuevo en Camboya, otro derrumbamiento ha tenido lugar en otra fábrica de Camboya hiriendo hasta el momento a 23 personas. No es casualidad. No debe de serlo.

Ser pobre con empleo, así está España

Bienvenidos a España, un país donde hace unos años éramos la envidia de nuestros vecinos europeos ahora el ejemplo que hay que evitar seguir. Algunos miraban con recelo mientras otros nos advertían : vivís por encima de vuestras posibilidades. Pero,  vivís, ¿quiénes? Porque algunas de las familias que yo conozco sacaron sus préstamos e hipotecas para hacerlo dignamente en sus casas y la vida que ahora tienen, junto a las  noticias que les sacuden a diario, es ver como se sumen en la pobreza.

Pero eso no es lo peor. Hasta hace poco el martirio era mantener el empleo o encontrarlo, o ambas cosas a la vez. Ahora también se es pobre con empleo. Se llama pobreza laboral y se trata de partirte el culo trabajando para no llegar a final de mes y tener que recurrir a albergues y comedores.

Así que este es el panorama: en una página del periódico esta noticia: “Tienes empleo y eres pobre” ; en la otra los casos de corrupción no cesan y día tras día no dejan de sorprendernos caras nuevas e inesperadas (si acaso ya lo son).

El rico se hace más rico (tópico) y desde sus despachos, chalets y yates, ven relajados como las crifras de sus rentas se engrosan sin mover un dedo y sin aportar un mísero beneficio social. Pero tranquilos, están a salvo del yugo de este gobierno que tiene mano dura para todo hijo de panadero menos para los que más guardan en las arcas que, casualmente, son ellos mismos. Si uno de cada cuatro niños bajo el umbral de la pobreza porque sus padres no tienen empleo o, simplemente, no llegan a final de mes con la infame ayuda que el gobierno da a estas familias, no es motivo suficiente para que el gobierno gaste su sudor en cambiar esta realidad, poca humanidad y política con fines sociales  le queda a este grupo de energúmenos por hacer en el resto de sus días.

Que tengamos que ser testigos de cómo un país entero acate órdenes de la canciller alemana para que esta señora recupere su dinero pronto sin que le importe un bledo que millones de personas estén en sus casas desesperadas a diario, algo muy mal se estará haciendo para que la opinión de estas millones de personas no se tenga en cuenta.

Que casi el 80% de mujeres que acuden a pedir ayuda a organizaciones sin ánimo de lucro estén sin empleo en un país que se suponía en desarrollo y en el que la mujer comenzaba a tener los mismo derechos que el hombre, o se ha retrocedido o ningún avance es este ámbito tuvo lugar.

Se están implementando medidas que  fomentan la vulnerabilidad, la discriminación, la xenofobia, el racismo y, sobre todo, la pobreza.

Mujeres, jóvenes e inmigrantes son los más afectados por esta pobreza que se extiende como una lacra y que se va a cronificar si los políticos no actúan pronto.

Imagino que estarán muy ocupados rehaciendo la querella contra El País o escribiendo el discurso de perdón por colocar a un acosador como alcalde.

Una vergüenza.

Terror en Malí

156193782

Al-Qaeda sigue siendo una amenaza peligrosa en Malí que ha llevado a los franceses a desplegar sus tropas militares para luchar contra este grupo terrorista. En Estados Unidos ahora vuelven la mirada atrás cuando es sus últimos debates preelectorales de 2012,  Mitt Romney habló sobre Malí y el peligro que al-Qaeda suponía para este país.  A pesar del asesinato de los cuatro estadounidenses en el consulado americano de Bengasi, en Libia, ejecutado por afiliados terroristas de al-Qaeda,  Obama prefirió dejar el tema aparcado y no darle demasiada importancia.

Puede que como estrategia electoral Romney planteara este asunto de la amenaza internacional para hacer flaquear a Obama pero el hecho es que estaba en lo cierto, y lo estuvo respecto a Libia. Aunque ya no es tiempo de debatir qué temas debían de haberse puesto sobre la mesa en las camapañas políticas a las presidenciales de EEUU entonces, si es cierto que hay tropas luchando contra el terrorismo que algunos en America dieron por terminado con el supuesto asesinato de Osama Bin Laden.

Mientras tanto, Francia asiste al gobierno maliense en su lucha contra el extremismo islamista esta semana, con ataques aéreos y operaciones terrestres después de que los militantes rebasaran el pueblo de Diabaly, llevándolos cerca de la capital, Bamako. El  francés, fue el primero en intervenir directamente después de que el gobierno maliense solicitara asistencia una vez los islamistas extremistas comenzaran la ofensiva amenanzando con apoderarse de los países del Norte de África.

Malí arrastra problemas desde hace meses. Ya en marzo soldados malienses derrocaron al presidente Amadou Toumani Toure que había sido democráticamente elegido. El golpe de estado, justo un mes después de las elecciones, fue en respuesta a la ineficiencia del gobierno para negociar con la rebelión separatista Tuareg en el norte. En Abril, los rebeldes Tuareg, apoyados con los que siguieron la expulsión de Muammar Gaddafi entraron en el norte de la región de Malí y declararon la independencia. El Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) y el grupo islamista Ansar Dine se unieron y dictaron la ley de la Sharia en el norte de Malí establecido ahora como estado islámico. Los islamistas pronto tomaron control de la rebelión y fueron bajando hacia la capital hasta obligar a Bamako a pedir ayuda a Francia.

Estados Unidos se ha comprometido a enviar apoyo logístico a Malí junto a las 1700 tropas francesas que viajarán a la región de las cuáles 800 ya están en terren, pero asegura que no enviará a ningún militar. La política de EEUU prohíbe enviar ayuda militar a países donde el gobierno existente ha sido instaurado por un golpe de estado.  Burkina Faso, Ghana, Nigeria, Benin, Togo y Senegal también han afirmado que mandarán equipo militar

François Hollande ha declarado que sus tropas permanecerán en Malí hasta que la estabilidad vuelva y la región sea una zona regida por un gobierno democrático.

Desde que en marzo de 2012 comenzaran a tener lugar los ataques, ya se han desplazado más de 230.000 personas debido a la inestabilidad y la guerra, según datos de la ONU.

 

Lejía para los negros

black-skin-bleachingAl igual que entre la raza blanca existe la obsesión por estar moreno, entre la raza negra existe el culto por estar blanco. No existiría más problema en esto que una mera obsesión de belleza por alcanzar estereotipos impuestos. El problema nace cuando el blanquemiento se hace porque el color de la piel les hace sentir más bello y seguro, y sobre todo: respetado.

Sudáfrica está encasillada como la nación arcoriris de Mandela, donde cada uno está orgulloso de su raza y su herencia. Pero para algunos sudafricanos, ser “demasiado negro” no parece falicitarles las cosas.

Un reciente estudio de la Universidad de Cape Town afirma que una de cada tres mujeres en Sudáfrica utiliza algún metodo para aclarse la piel simplemente porque prefiere tener la piel blanca. Por lo que no sería demasiado arriesgado afirmar que si ellas hubieran tenido la oportunidad de elegir, hubieran nacido blancas. Existen en África decenas de tratamientos que contienen productos nocivos para la piel, incluso lejía, que pueden provocar hasta cáncer y leucemia sin contar todos los problemas que acarrea para el tejido cutáneo. Mujeres que han sufrido daños por el uso asociado a estas cremas hacen campañas para evitar que algo similar les suceda a otras personas. Además, los médicos advierten que está en aumento el uso de estos productos entre mujeres ya que el servicio dermatológico del hospital de Dakar ha pasado a atender 200 consultas semanales.
En algunas partes de África y Asia, las mujeres de piel más clara son consideras más bellas y exitosas, así como tendrán más posibilidades de encontrar marido.

El origen de esta creencia no está del todo clara, pero los investigadores lo han relacionado con el pasado colono africano y el auge de la belleza de la piel blanca.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que un 77% de las mujeres en Nigeria usa estos productos blanqueantes de la piel, seguidas por un 59% en Togo, un 35% en Sudáfrica y un 25% en Malí.

La triste realidad de todo esto es que está horrible técnica que ya se extiende entre los hombres y que las secuelas menos agresivas  que deja son las quemaduras en la piel, no es mas que una forma de intentar huir de sus raíces. Muchos de ellos recibían estas mismas cremas de manos de sus propias madres con el objetivo de que su piel no fuera tan”negra” para recibir insultos y sí lo suficientemente “blanca” para ser mínimamente respetados. 

La tragedia depende del lugar

Image“No me importa si un puñado de críos blancos son asesinados”, escribió Eddie Nimibutr, propietario de un restarurante tailandés, en su página de Facebook poco después de que el tiroteo en una escuela de Newtown ocurriese.

“Cuando niños de grupos minoritarios son asesinados, a nadie le importa. Cuando Israel lanzó misiles en la escuela de Gaza, todo el mundo estaba demasiado ocupado. ¿Por qué debería de preocuparme de gente a la que no le importo un carajo?”, agregó Nimibutr a su muro de Facebook.

A raíz de estos comentarios en la red social, a Eddie Nimibutr, de Austin Texas, le han llovido críticas de racismo y, obviamente, no es para menos.

Pero dejando a un lado la ausencia de razón que tiene justificar con la matanza que a nadie parezca importarle demasiado cuando los que mueren son niños de países en conflicto, ¿no es en realidad cierto que nadie, sobre todo a los medios que son los conductores de la información, parece darle la suficiente cobertura e interés al asesinato de gente inocente en otros contextos socio-políticos y económicos?

Realmente siento pena por los niños y niñas que han fallecido en el tiroteo pero hay otras tragedias olvidadas:

Existen 40 contextos de conflicto armado en el mundo actualmente, la mayoría en África  y Asia, seguidos por Oriente Medio, Europa y América. Y aunque los conflictos han descendido desde la caída del muro de Berlín, 46 países están en riesgo de guerra  por “mal reparto de la riqueza, la inseguridad y el cambio climático. Esto supone que uno  de cada seis países del mundo está en peligro de sufrir una guerra civil”, según un informe de Guías ONG’s sobre guerras. Pero si calculamos el coste que estos conflictos tienen en vidas humanas nos encontramos con que tan solo en la guerra de la República Democrática del Congo mueren más de 1.500 personas al día. Esto es solo un conflicto  porque no se tienen datos informativos de muchos otros  donde se pierden más vidas.

Hablamos de millones de personas, entre ellas niños y niñas, que perecen al año por haber tenido la mala suerte de nacer en determinados lugares.

Aunque tampoco debemos de olvidar una de las grandes batallas que sigue cobrándose millones y millones de vidas anualmente y que, desgraciadamente, parece casi imposible de vencer: el hambre.

1.020 millones de personas en todo el mundo padecen hambre. La desnutrición aguda causa la muerte de más de 5 millones de niños y niñas (casi 14.000 al día) cuando, paradójicamente, la producción agrícola mundial podría ser suficiente para alimentar al doble de la población de la Tierra.

Es cierto  que no vamos a cambiar esta realidad de la noche a la mañana, pero no ayuda el guardarla en la nevera o acostumbrarse a que ocurra porque si nos duele lo que ha sucedido en Newtown deberíamos de contemplar del mismo modo que al día mueran miles de niños que no viven en las mismas condiciones que nosotros.

Porque si sentimos pena por los horribles sucesos de Siria pero notamos la diferencia y le colgamos la etiqueta de lejano e irreparable, algo mal estamos haciendo.

Eddie Nimibutr se equivoca al afirmar que no le importa el asesinato de unos chiquillos blancos aunque esté en su derecho de expresar su opinión. No nos equivoquemos como él tampoco nosotros y juzguemos los hechos por la cercanía ni estatus social. Porque un niño es un niño en América y en África. La mayor tragedia para ellos quizá sea que ninguno de ellos eligió donde nacer.