La esclavitud de la era modera

La ocurrido de Bangladesh y la reciente tragedia de Camboya en una fábrica de calzado simbolizan catástrofes en el Tercer Mundo impulsadas por los países desarrollados de Estados Unidos y Europa. Ahora comienzan a emerger pactos por parte de las empresas para evitar que hechos espeluznantes como estos vuelvan a ocurrir pero ¿cómo van a sufragar los costes de manufacturación tan bajos para seguir ofreciendo productos a precios tan económicos?

Tan solo cuatro semanas después de que el colapso en un edificio  en Bangladesh matara a más de mil personas, el pasado martes se conocía la noticia de que el derrumbamiebto de un techo en una fábrica de calzado en Camboya mataba  a tres personas y sepultando a otras 50 entre los escombros.

Muchos de nosotros colaboramos con grupos que trabajan a favor de los derechos humanos y luchan cada día para sacar a la luz los abusos deliberados que suplen complejas cadenas globales como la alimentación, la comida, electrónica y productos de consumo que todos usamos. Y más de una vez nos han advertido de que las prendas o muchos elementos que nos rodean están construidos a base de  violar esos derechos humanos que defendemos. Como siempre ocurre en la sociedad occidental, necesitamos una dosis de tragedia para hacernos entrar en razón aunque dentro de un tiempo volvamos a anestesiarnos.

No hay duda de que el trabajo de los empleados de Camboya y Bangladesh son formas existentes de esclavitud moderna como definió el comisario europeo de comercio Karel De Gucht, así como el término “salario de esclavo” ha sido acuñado en la prensa de Bangladesh.

Ha tenido que suceder algo así, para que días después el gobierno de Banglaseh anunciara medidas para cambiar el escenario y permitiera a los 4 millones de trabajadores en el sector textil, previo consentimiento de sus empresas, organizar grupos para crear y proteger sus derechos.

Los días han pasado y ya apenas se habla de Bangladesh ni Camboya. El trabajador que gana 29 euros al mes y hace más de 50 horas semanales ha vuelto a su puesto de trabajo y nosotros a nuestras tiendas habituales. No es fácil ser un consumidor basado en la ética ni el comercio justo cuando no se vive en una sociedad que promueve estos valores. No es digerible por unos momentos ver cómo sacan a gente muerta entre los escombros en la televisión, mirarse la ropa y pensar que nosotros podemos hacer algo. Al igual que el proceso de digestión, todo tiene un final.

Mientras escribía este post, de nuevo en Camboya, otro derrumbamiento ha tenido lugar en otra fábrica de Camboya hiriendo hasta el momento a 23 personas. No es casualidad. No debe de serlo.

Ser pobre con empleo, así está España

Bienvenidos a España, un país donde hace unos años éramos la envidia de nuestros vecinos europeos ahora el ejemplo que hay que evitar seguir. Algunos miraban con recelo mientras otros nos advertían : vivís por encima de vuestras posibilidades. Pero,  vivís, ¿quiénes? Porque algunas de las familias que yo conozco sacaron sus préstamos e hipotecas para hacerlo dignamente en sus casas y la vida que ahora tienen, junto a las  noticias que les sacuden a diario, es ver como se sumen en la pobreza.

Pero eso no es lo peor. Hasta hace poco el martirio era mantener el empleo o encontrarlo, o ambas cosas a la vez. Ahora también se es pobre con empleo. Se llama pobreza laboral y se trata de partirte el culo trabajando para no llegar a final de mes y tener que recurrir a albergues y comedores.

Así que este es el panorama: en una página del periódico esta noticia: “Tienes empleo y eres pobre” ; en la otra los casos de corrupción no cesan y día tras día no dejan de sorprendernos caras nuevas e inesperadas (si acaso ya lo son).

El rico se hace más rico (tópico) y desde sus despachos, chalets y yates, ven relajados como las crifras de sus rentas se engrosan sin mover un dedo y sin aportar un mísero beneficio social. Pero tranquilos, están a salvo del yugo de este gobierno que tiene mano dura para todo hijo de panadero menos para los que más guardan en las arcas que, casualmente, son ellos mismos. Si uno de cada cuatro niños bajo el umbral de la pobreza porque sus padres no tienen empleo o, simplemente, no llegan a final de mes con la infame ayuda que el gobierno da a estas familias, no es motivo suficiente para que el gobierno gaste su sudor en cambiar esta realidad, poca humanidad y política con fines sociales  le queda a este grupo de energúmenos por hacer en el resto de sus días.

Que tengamos que ser testigos de cómo un país entero acate órdenes de la canciller alemana para que esta señora recupere su dinero pronto sin que le importe un bledo que millones de personas estén en sus casas desesperadas a diario, algo muy mal se estará haciendo para que la opinión de estas millones de personas no se tenga en cuenta.

Que casi el 80% de mujeres que acuden a pedir ayuda a organizaciones sin ánimo de lucro estén sin empleo en un país que se suponía en desarrollo y en el que la mujer comenzaba a tener los mismo derechos que el hombre, o se ha retrocedido o ningún avance es este ámbito tuvo lugar.

Se están implementando medidas que  fomentan la vulnerabilidad, la discriminación, la xenofobia, el racismo y, sobre todo, la pobreza.

Mujeres, jóvenes e inmigrantes son los más afectados por esta pobreza que se extiende como una lacra y que se va a cronificar si los políticos no actúan pronto.

Imagino que estarán muy ocupados rehaciendo la querella contra El País o escribiendo el discurso de perdón por colocar a un acosador como alcalde.

Una vergüenza.

Terror en Malí

156193782

Al-Qaeda sigue siendo una amenaza peligrosa en Malí que ha llevado a los franceses a desplegar sus tropas militares para luchar contra este grupo terrorista. En Estados Unidos ahora vuelven la mirada atrás cuando es sus últimos debates preelectorales de 2012,  Mitt Romney habló sobre Malí y el peligro que al-Qaeda suponía para este país.  A pesar del asesinato de los cuatro estadounidenses en el consulado americano de Bengasi, en Libia, ejecutado por afiliados terroristas de al-Qaeda,  Obama prefirió dejar el tema aparcado y no darle demasiada importancia.

Puede que como estrategia electoral Romney planteara este asunto de la amenaza internacional para hacer flaquear a Obama pero el hecho es que estaba en lo cierto, y lo estuvo respecto a Libia. Aunque ya no es tiempo de debatir qué temas debían de haberse puesto sobre la mesa en las camapañas políticas a las presidenciales de EEUU entonces, si es cierto que hay tropas luchando contra el terrorismo que algunos en America dieron por terminado con el supuesto asesinato de Osama Bin Laden.

Mientras tanto, Francia asiste al gobierno maliense en su lucha contra el extremismo islamista esta semana, con ataques aéreos y operaciones terrestres después de que los militantes rebasaran el pueblo de Diabaly, llevándolos cerca de la capital, Bamako. El  francés, fue el primero en intervenir directamente después de que el gobierno maliense solicitara asistencia una vez los islamistas extremistas comenzaran la ofensiva amenanzando con apoderarse de los países del Norte de África.

Malí arrastra problemas desde hace meses. Ya en marzo soldados malienses derrocaron al presidente Amadou Toumani Toure que había sido democráticamente elegido. El golpe de estado, justo un mes después de las elecciones, fue en respuesta a la ineficiencia del gobierno para negociar con la rebelión separatista Tuareg en el norte. En Abril, los rebeldes Tuareg, apoyados con los que siguieron la expulsión de Muammar Gaddafi entraron en el norte de la región de Malí y declararon la independencia. El Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) y el grupo islamista Ansar Dine se unieron y dictaron la ley de la Sharia en el norte de Malí establecido ahora como estado islámico. Los islamistas pronto tomaron control de la rebelión y fueron bajando hacia la capital hasta obligar a Bamako a pedir ayuda a Francia.

Estados Unidos se ha comprometido a enviar apoyo logístico a Malí junto a las 1700 tropas francesas que viajarán a la región de las cuáles 800 ya están en terren, pero asegura que no enviará a ningún militar. La política de EEUU prohíbe enviar ayuda militar a países donde el gobierno existente ha sido instaurado por un golpe de estado.  Burkina Faso, Ghana, Nigeria, Benin, Togo y Senegal también han afirmado que mandarán equipo militar

François Hollande ha declarado que sus tropas permanecerán en Malí hasta que la estabilidad vuelva y la región sea una zona regida por un gobierno democrático.

Desde que en marzo de 2012 comenzaran a tener lugar los ataques, ya se han desplazado más de 230.000 personas debido a la inestabilidad y la guerra, según datos de la ONU.

 

Lejía para los negros

black-skin-bleachingAl igual que entre la raza blanca existe la obsesión por estar moreno, entre la raza negra existe el culto por estar blanco. No existiría más problema en esto que una mera obsesión de belleza por alcanzar estereotipos impuestos. El problema nace cuando el blanquemiento se hace porque el color de la piel les hace sentir más bello y seguro, y sobre todo: respetado.

Sudáfrica está encasillada como la nación arcoriris de Mandela, donde cada uno está orgulloso de su raza y su herencia. Pero para algunos sudafricanos, ser “demasiado negro” no parece falicitarles las cosas.

Un reciente estudio de la Universidad de Cape Town afirma que una de cada tres mujeres en Sudáfrica utiliza algún metodo para aclarse la piel simplemente porque prefiere tener la piel blanca. Por lo que no sería demasiado arriesgado afirmar que si ellas hubieran tenido la oportunidad de elegir, hubieran nacido blancas. Existen en África decenas de tratamientos que contienen productos nocivos para la piel, incluso lejía, que pueden provocar hasta cáncer y leucemia sin contar todos los problemas que acarrea para el tejido cutáneo. Mujeres que han sufrido daños por el uso asociado a estas cremas hacen campañas para evitar que algo similar les suceda a otras personas. Además, los médicos advierten que está en aumento el uso de estos productos entre mujeres ya que el servicio dermatológico del hospital de Dakar ha pasado a atender 200 consultas semanales.
En algunas partes de África y Asia, las mujeres de piel más clara son consideras más bellas y exitosas, así como tendrán más posibilidades de encontrar marido.

El origen de esta creencia no está del todo clara, pero los investigadores lo han relacionado con el pasado colono africano y el auge de la belleza de la piel blanca.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que un 77% de las mujeres en Nigeria usa estos productos blanqueantes de la piel, seguidas por un 59% en Togo, un 35% en Sudáfrica y un 25% en Malí.

La triste realidad de todo esto es que está horrible técnica que ya se extiende entre los hombres y que las secuelas menos agresivas  que deja son las quemaduras en la piel, no es mas que una forma de intentar huir de sus raíces. Muchos de ellos recibían estas mismas cremas de manos de sus propias madres con el objetivo de que su piel no fuera tan”negra” para recibir insultos y sí lo suficientemente “blanca” para ser mínimamente respetados. 

La tragedia depende del lugar

Image“No me importa si un puñado de críos blancos son asesinados”, escribió Eddie Nimibutr, propietario de un restarurante tailandés, en su página de Facebook poco después de que el tiroteo en una escuela de Newtown ocurriese.

“Cuando niños de grupos minoritarios son asesinados, a nadie le importa. Cuando Israel lanzó misiles en la escuela de Gaza, todo el mundo estaba demasiado ocupado. ¿Por qué debería de preocuparme de gente a la que no le importo un carajo?”, agregó Nimibutr a su muro de Facebook.

A raíz de estos comentarios en la red social, a Eddie Nimibutr, de Austin Texas, le han llovido críticas de racismo y, obviamente, no es para menos.

Pero dejando a un lado la ausencia de razón que tiene justificar con la matanza que a nadie parezca importarle demasiado cuando los que mueren son niños de países en conflicto, ¿no es en realidad cierto que nadie, sobre todo a los medios que son los conductores de la información, parece darle la suficiente cobertura e interés al asesinato de gente inocente en otros contextos socio-políticos y económicos?

Realmente siento pena por los niños y niñas que han fallecido en el tiroteo pero hay otras tragedias olvidadas:

Existen 40 contextos de conflicto armado en el mundo actualmente, la mayoría en África  y Asia, seguidos por Oriente Medio, Europa y América. Y aunque los conflictos han descendido desde la caída del muro de Berlín, 46 países están en riesgo de guerra  por “mal reparto de la riqueza, la inseguridad y el cambio climático. Esto supone que uno  de cada seis países del mundo está en peligro de sufrir una guerra civil”, según un informe de Guías ONG’s sobre guerras. Pero si calculamos el coste que estos conflictos tienen en vidas humanas nos encontramos con que tan solo en la guerra de la República Democrática del Congo mueren más de 1.500 personas al día. Esto es solo un conflicto  porque no se tienen datos informativos de muchos otros  donde se pierden más vidas.

Hablamos de millones de personas, entre ellas niños y niñas, que perecen al año por haber tenido la mala suerte de nacer en determinados lugares.

Aunque tampoco debemos de olvidar una de las grandes batallas que sigue cobrándose millones y millones de vidas anualmente y que, desgraciadamente, parece casi imposible de vencer: el hambre.

1.020 millones de personas en todo el mundo padecen hambre. La desnutrición aguda causa la muerte de más de 5 millones de niños y niñas (casi 14.000 al día) cuando, paradójicamente, la producción agrícola mundial podría ser suficiente para alimentar al doble de la población de la Tierra.

Es cierto  que no vamos a cambiar esta realidad de la noche a la mañana, pero no ayuda el guardarla en la nevera o acostumbrarse a que ocurra porque si nos duele lo que ha sucedido en Newtown deberíamos de contemplar del mismo modo que al día mueran miles de niños que no viven en las mismas condiciones que nosotros.

Porque si sentimos pena por los horribles sucesos de Siria pero notamos la diferencia y le colgamos la etiqueta de lejano e irreparable, algo mal estamos haciendo.

Eddie Nimibutr se equivoca al afirmar que no le importa el asesinato de unos chiquillos blancos aunque esté en su derecho de expresar su opinión. No nos equivoquemos como él tampoco nosotros y juzguemos los hechos por la cercanía ni estatus social. Porque un niño es un niño en América y en África. La mayor tragedia para ellos quizá sea que ninguno de ellos eligió donde nacer.

Rajoy, piense por sí mismo

Las políticas que importan están ocurriendo en las calles no entre los muros del Congreso ni el Senado. Cada día se ven en la televisión, se escuchan en la radio y se leen en los medios  la cantidad de protestas contra el sistema cada vez  más resquebrajado. Y, ¿qué hace Rajoy? Pedir disculpas mientras sigue fiel las órdenes de los que quieren cubrir sus deudas en el centro del continente.

Las consecuencias están siendo nefastas para una de las peores crisis de la Historia. Estamos presenciado un encogimiento de la habilidad para pensar diferente o incluso ampliamente. Totalmente sumiso y sin ningún tipo de carisma. Hace unos años veíamos en el televisor, atónitos, las imágenes de lo que ocurría en Grecia y ahora son otros países los que nos contemplan de igual modo a nosotros. Desde las revueltas en las aulas valencianas hasta la huelga general del pasado 14 de noviembre, y parece que esto no es nada para todo lo que nos queda por presenciar. Mientras, por el camino vamos engrosando escalofriantes cifras:

Aumenta el número de parados que ya supera el 25% y se estima que en 2013 serán más de 6 millones las personas que quieren trabajar y no pueden.

También los españoles que viven en la precariedad y que ya suman la escalofriante cifra de 20 millones. Que el 44% de la población viva con unos ingresos inferiores a 12.000 euros tendría que quitar el sueño al Ejecutivo y hacerlo trabajar para buscar soluciones para este supuesto Estado del bienestar. Si a los datos les sumamos el cumplimiento de las expectativas  de desempleo, los niveles de pobreza a los que se expone el país son alarmantes, al igual que la cada vez más notoria diferencia entre pobres y ricos, dando lugar a la desparición de la clase media.

¿Y qué decir de la nueva moratoria que ha aprobado el Gobierno para frenar los deshaucios y la cantidad de vacíos legales que trae consigo dejando desamparados a muchos colectivos? Joaquim Bosch, portavoz de Jueces para la Democracia, explicaba que en realidad esta “moratoria” es solo una demora del deshaucio en el que se acumulan los intereses y deja sin revisar varias cláusulas como que la familia no tiene derecho a la moratoria cuando la vivienda no pertence a un banco sino a una inmobiliaria o a un tercero o cuando tiene dos hijos  en vez de tres  aún siendo  más pobre que la segunda . En este sentido, desde 2007 ya vamos por los 350.000 desahucios, aunque el subsecretario de Economía y Competitividad,  Miguel Temboury, insista en  que los de primera vivienda son muchos menos, algo se está haciendo tremendamente mal para que haya una media de 540 desahucios diarios.

La palabra democracia se pierde con cada una de las reformas que nos impone (aunque ya lo hace gobernando en mayorías).  Sin ir más lejos, miremos a nuestros vecinos portugueses. Cuando el Primer Ministro Pedro Passos Coelho anunció un aumento entre el 11% y el 18% en la seguridad social como parte de los recortes de 78 millones de euros, Portugal estaba siendo testigo de una de las mayores demostraciones de dictadura desde 1974. En España no andamos lejos de acciones como las de Portugal.

Si no queremos acabar en una sociedad donde la mayoría esté viviendo en la calle y sin recursos de ningún tipo para subsistir no podemos aceptar, señor presidente, su discurso de que no tiene alternativa y tendremos que seguir oponiéndonos a sus reformas aunque usted no quier o parezca  hacer caso omiso a nuestras réplicas. Pero tiene que haber otra manera, señor presidente y séquito acompañante, una manera que a lo mejor le fuerce a pensar por sí mismos y a tener mayor autonomía e integridad, desprendiéndose de las faldas de Lagarde, Merkel y cia y mirando hacia su pueblo que es por la política que defendió en campaña.

Aquí estaremos recordándoselo.

Primero entender, después ayudar

En esta sociedad que fomenta cada vez  más el individualismo y  donde se hace más complicado comprendernos unos a otros (incluso a nosotros mismos)  la palabra entendimiento es fundamental para acercarnos a otras realidad. Para tener esa mente abierta que tanto añoramos y de la que tanto fantaseamos en Occidente primero debemos de comprender y posicionarnos en el lugar del otro, hasta en la de los asesis de los que nos es imposible concebir las masacres sin que esto nos lleve a convertirnos en uno de ellos. Entender es la clave para ayudar.

Probablemente parezca absurdo este planteamiento tan llano pero puede que a muchos de vosotros os pase como a mí que ni si quiera os hayáis parado a pensar en lo esencial de tener un momento para interpretar vuestro alrededor. Me he sentido atascada estos días y no he sabido cómo avanzar en la redacción de un artículo más en este blog que tiene como objetivo ayudar a un colectivo que está vetado en recursos, en medios para informar, que están silenciados.

Recuerdo en marzo cuando cien millones de personas visionaban el vídeo de Joseph Kony en el que se describía el brutal maltrato a los niños reclutados para el Ejército de  Resistencia del Señor . Un mes más tarde, Invisible Children creador de este vídeo, lanzaba un segundo vídeo con un nuevo contexto y un plan de acción. Éste solo alcanzó un 2% de la audiencia inicial. El tema Kony había perdido su atractivo. La conclusión que los activistas extrajeron de todo esto se resumió en dos puntos: Uganda es un mundo sucio y Kony tenía una patrulla de reclutamiento forzosa única pero a mucha gente había dejado de importarle.

El vídeo había sido todo un éxito durante un par de días y había conseguido la atención global pero todo esa conmoción se olivó días después.

Es difícil que podamos sentirnos comprometidos con colaborar con África, Haití, Perú, o con la malnutrición o pobreza en general cuando no podemos interactuar mentalmente con estos escenarios. Existen miles de herramientas en Internet y soy insaciable en repetir esto .¿Que hay que ir a África y vivir allí para sentirlo en tu propia piel?  Tampoco creo que sirva para  entender aunque obviamente sí puede que a acercar. Entonces, ¿cuáles es la solución? Parece que ver un vídeo puede despertar el interés y mantenernos turbados unas horas, días, pero todo este cúmulo de sentimientos que nos mueve a rebelarnos contra la sociedad se acaban durmiendo. ¿Cómo despertarlos realmente? Entendiéndolos y conociéndolos.

Creo que los grandes problemas entre las naciones provienen del desconocimiento y el desconocimiento trae miedo. La historia nos ha demostrado que cuando el ser humano entiende una cultura  es menos propenso a responder con un ataque. Es lo mismo para las relaciones interpersonales. Solo tenemos que echar un vistazo a lo que ocurre en Siria y a los intentos desesperados por inyectar un poco de entendimiento humano que no llega.  Mientras tanto, vidas se quedan por el camino porque nadie es capaz de ponerse en la piel del contrario y captar cuál es el mensaje ideal para que el conflicto termine.

Pero hay una razón más profunda que nos lleva a buscar un motivo para hacernos inferir y así poder ayudar: cómo de  rico el entendimiento puede hacer nuestras vidas.

Y con esto ya habremos dado un enorme paso. ¿Podemos ahora mirar un poco más lejos?

Voluntariado internacional: incontables beneficios

Dejar las comodidades de Occidente para sumergirse en una sociedad totalmente antagónica  supone un impacto al que muchas personas deciden enfrentarse cuando se convierten en  voluntarios de terreno.  Algunos, incluso, una vez prueban la experiencia de la cooperación internacional deciden dejar sus profesiones, totalmente ajenas al sector, para adentrase de pleno y vivir de ello, aún sabiendo que habrá épocas en las que la supervivencia económica pueda ser dura.  Pero todos coinciden en lo mismo: la experiencia es increíble.

Yo nunca he sido voluntaria y llevo poco tiempo empapándome de las experiencias de quienes ya lo han vivido o de los que  pronto lo conocerán. Reconozco que  admiro muchísimo a los que lo hacen. En mi opinión, estas personas han marcado una gran diferencia en su vida y han obtenido a cambio un feedback valiosísimo, una riqueza inmesurable.

Los beneficios que una persona obtiene son muchos más de los que pueden ofrecer:

El primero y el más importante es el crecimiento personal y la satisfacción de saber que estás echando un cable. Pero, además, no solo está el ayudar a los demás,  sino el contribuir considerablemente al desarrollo de tu carrera profesional. Se trata, por ejemplo, de ubicarte en un proyecto en el que se requiera tu perfil: están instalando ordenadores en un colegio de Uganda y necesitan ponerlos en marcha y explicarles a los niños y profesores cómo funcionan. En este caso se necesitaría un informático.

En segundo lugar: el aprendizaje de otra lengua o la práctica y/o mejora de una que ya conozcas. Aunque probablemente acabes balbuceando palabras o frases de algún dialecto que se habla en poblados africanos, asiáticos, etc.

Por otro lado, el enriquecimiento cultural ha de ser brutal. Comidas, maneras de vestir, miedos, sueños, en general tradiciones diversas que formarán parte de ese crecimiento personal y que también te  ayudarán a entender otras formas de vivir en este planeta.

De igual modo,  están todos los viajes que podrás hacer durante tu voluntariado (siempre en grupo)  y en los que conocerás el verdader significado del eco-turismo.

Por último, piensa en toda la gente que vas a conocer, tanto gente local como otros voluntarios con los que probablemente mantendrás el contacto durante mucho tiempo.

Desde mi punto de vista, ser voluntario internacional te coloca en una situación ganadora en todos los sentidos.

Serán las ganas que tengo de hacerlo.

 

Cambia la vida de una persona con unos segundos de la tuya

Los primeros cinco años de vida son cruciales para una persona. La realidad es que para muchos niños cumplir los cinco años de edad es toda una batalla que han de lidiar con la muerte cuando se enfrentan a enfermedades como el VIH, la malaria, el cólera, neumonía o incluso una simple diarrea.

Esta historia no tiene por qué ser así y no se han de seguir perdiendo más vidas por el camino ya que la solución existe y todos podemos formar parte de ella.

Se hace necesaria más intervención internacional y más inversión para medicamentos, centros  y personal sanitario. Nosotros podemos presionar y colaborar para que los que realmente pueden entrar en acción como gobiernos, líderes y empresas actúen rápidamente. Sabemos que es posible.

Existen movimientos globales que solo nos piden firmar peticiones para luego presentarlas a estas instituciones y demostrarles que hay un importante número de personas esperando que se muevan, personas a las que después demandarán sus votos o pedirán que compren sus productos. Al fin y al cabo, ellos dependen más de nosotros de lo que podamos imaginar.

También existen ONG’s que impulsan el crecimiento y el funcionamiento íntegro de los hospitales en África y/o que gestionan la atención a pacientes que por ausencia de recursos para su tratamiento en su país de orígen son atendidos en España.

Fundación Recover, Hospitales para África es una organizaciónque trabaja para ayudar a los centros hospitalarios africanos a cubrir sus deficiencias tanto en personal como en infraestructuras y en todo lo que haga falta para que el hospital tenga un funcionamiento íntegro. Con tan solo un euro al mes  tú ya  puedes colaborar para que todos sus proyectos vayan cumpliéndose. Incluso puedes convertirte en voluntari@ para acompañar a las visitas al médico a los pacientes en España, salir de paseo con ellos o simplemente hacerles compañía mientras se recuperan de sus operaciones dedicando tan solo una hora a la semana de todo  tu tiempo.

Otro ejemplo con el que puedes participar es a través del portal World Vision, en cuyas tantas maneras de colaborar está la de las firmas. Échale un vistazo y verás como con un simple golpe de ratón tu también tienes mucho que decir.